Historia del agua potable en el Gran Santiago

Cuando Pedro de Valdivia fundó nuestra capital el 12 de febrero de 1541, obviamente no existía agua potable y durante 36 años, es decir hasta 1577, el agua del río Mapocho constituyó la única fuente de abastecimiento para la ciudad recién fundada.

Sin embargo, en los casi cinco siglos transcurridos desde entonces, la mano del hombre ha realizado increíbles avances respecto de la construcción de redes de agua potable y de alcantarillado.

A fines de 1500 el Cabildo local dispone la construcción de pilas y fuentes desde las cuales los “aguateros” podían extraer agua para repartirla en cántaros a lomo de mula. La construcción de pilas y fuentes continúa a lo largo de todo el siglo XVI.

Por el año 1577 el Cabildo de Santiago acuerda construir obras para que los santiaguinos pudieran utilizar las aguas del Estero de Ramón, que eran de mejor calidad, es decir, más limpias que las del río Mapocho.

Algo más de un siglo más tarde, don Ambrosio O’Higgins encargó la construcción de una red de cañerías superficiales de greda para mejorar la distribución de agua.

Ya lograda la independencia, el 27 de noviembre de 1861 se inicia la Empresa de Agua Potable de Santiago, y para 1865 se construyen los dos primeros estanques para almacenar agua potable en la comuna de La Reina, los que se utilizaron para regular el agua proveniente de la Quebrada de Ramón. También comienza la distribución del agua potable a través de cañerías metálicas.

A fines de 1800 se inicia un programa de obras para la producción y distribución de agua potable que incluyó la construcción de los Drenes de Vitacura (conjunto de tuberías subterráneas que se ubican bajo el lecho del río Mapocho, las cuales recolectan aguas que se potabilizan) y de un estanque con capacidad para 20.000 metros cúbicos, es decir 20 millones de litros. Este fue construido en el recinto de EMOS ubicado en Antonio Varas con Pocuro, ambas instalaciones aún siguen operando.

A comienzos del siglo XX se aprueba la Ley de Alcantarillado y Pavimentación de Santiago aumentando las redes de alcantarillado que se ubican debajo de nuestra capital. Ese mismo año se extiende la red de cañerías de agua potable incluyéndose los grifos contra incendios.

Para 1908 se conectan las primeras casas a esta red llegando en 1909 a 1.112 hogares. Para 1911 se ponen en servicio nuevos estanques de agua potable en el recinto de Antonio Varas.

En el 1917 se inaugura el Acueducto Laguna Negra, que trae agua desde la laguna del mismo nombre ubicada en la zona cordillerana del Cajón del Maipo, hacia arriba de San Gabriel. Este acueducto tiene una extensión de 87 kilómetros y es uno de los tres que transporta actualmente agua potable a nuestra capital.

Poco más de 30 años después se pone en servicio la primera planta de producción de agua potable de Santiago, bautizada como Las Vizcachas, la que se construye a la entrada del camino al Cajón del Maipo. En 1969 se amplió esta planta, entrando en funcionamiento la segunda planta de producción de agua potable del Complejo Vizcachas, bautizada como Las Vizcachitas. También se construye un segundo ducto de distribución de agua potable para Santiago, llamado Acueducto Paralelo.

En 1977 se crea la EMPRESA METROPOLITANA DE OBRAS SANITARIAS organizada a partir de la Empresa de Agua Potable de Santiago (EAPS) y del Servicio de Alcantarillado e incluye otros servicios públicos como los Servicios Sanitarios Nor-Oeste y Santiago Sur.

Para 1984 entra en funcionamiento una tercera Planta de Producción de Agua Potable en el Complejo Vizcachas-Vizcachitas, llamada “Ingeniero Antonio Tagle Martínez”, en memoria de un destacado Gerente de EMOS.

Entre 1981 y 1987: EMOS realiza el Primer Programa de mejoramiento Integral de Abastecimiento de Agua Potable de la Región Metropolitana. En mayo de 1989, EMOS se transforma en una sociedad anónima filial de la Corporación de Fomento a la Producción, CORFO.

Entrada la democracia EMOS S.A. inicia la construcción de las obras básicas de la descontaminación hídrica de la Región Metropolitana. El plan se comienza a concretar a través de la construcción de dos grandes colectores-interceptores de las descargas de aguas servidas que se vertían al Zanjón de la Aguada y al Canal A-H (antiguo Canal de Alcantarillado de Santiago).

En el 1993 se inaugura la primera Planta de Tratamiento de Aguas Servidas del Gran Santiago, llamada Planta Santiago Poniente, ubicada en la zona La Farfana de la comuna de Maipú. Se inicia también el proceso de proyectar y construir una cuarta planta de producción de agua potable, bautizada Planta La Florida, para asegurar el abastecimiento a futuro de este vital elemento.

Be the first to comment on "Historia del agua potable en el Gran Santiago"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*